TRABAJO DIGNO PARA TODOS: META SUPERIOR

TRABAJO DIGNO PARA TODOS: META SUPERIOR

Nuestro país tiene un escenario laboral que es necesario analizar sin limitarse rígidamente a las estadísticas. Para estimar el futuro no bastará con conocer regularmente la tasa de desocupación, el porcentaje de población económicamente activa, las diferencias regionales entre esos índices, las inversiones públicas o privadas, los sistemas de capacitación o formación profesional.

Todo ese material es pertinente, pero se necesita tener en cuenta varios otros elementos cuali cuantitativos:
. Los ámbitos en que trabajan compatriotas que no figuran como desocupados, pero donde su productividad es muy modesta y los ingresos que perciben o generan están por debajo de las necesidades básicas.
. La mirada estratégica de las empresas grandes por un lado y las más chicas por el otro, más allá de su vocación inversora, y como afecta ella la calidad y cantidad de trabajo en toda la cadena de valor en la que operan.
. Las actividades que a medida que se concentran reducen la ocupación en relación a las ventas y cuales son los elementos que dispone el Estado para descentralizarlas, aumentando así el trabajo disponible y/o la distribución de sus frutos.
. Las tareas que la comunidad puede requerir para mejorar algún aspecto de la calidad de vida colectiva y los obstáculos para que ellas se concreten, sean éstos provocados por el funcionamiento del mercado o por alguna debilidad del aparato público.

Planteado así parece una combinación muy compleja, que da algo de temor en cuanto a la posibilidad de encararla con eficiencia. La tarea resulta imprescindible plantearla en tal dimensión, porque tenemos a la vista los resultados de creer que las inversiones para el mercado capitalista tradicional son el motor excluyente del progreso y que de allí surgirá el trabajo y el bienestar.
El resultado de poner el aparato del Estado al servicio de ese dogma ha sido una estructura productiva concentrada, donde en muchos casos son las empresas las que deciden qué se consume y no los individuos o la comunidad quienes demandan en función la satisfacción de sus necesidades. Para peor, insertados en un mercado global, los países periféricos tienen a su vez una dependencia en la definición de su perfil de producción, que subordina la estructura final a decisiones que se toman nadie sabe demasiado en qué país. Una sociedad organizada de tal modo ofrece oportunidades de desarrollo personal con enormes asimetrías, que están en evidencia clara y serían en buena medida invisibles si nos limitáramos a las estadísticas formales.

Hay más de 4 Millones de trabajadores sin aportes sociales, lo cual incluye unas 800.000 empleadas domésticas y 600.000 obreros rurales, pero se completan con gran cantidad de cuentapropistas cuyo ingreso no les da opciones de regularizar su relación con el sistema previsional.
Hay más de 150.000 recuperadores de residuos urbanos estimados en todo el país; más de 100.000 integrantes de cooperativas del plan Argentina Trabaja; decenas de miles de artesanos con venta en la vía pública; una población difícil de estimar de campesinos aplicados a la agricultura familiar con enormes dificultades no solo para colocar sus productos, sino aún para sembrar, cosechar o criar y engordar ganado.
El universo descrito son trabajadores en actividad, pero en su gran mayoría no tienen ingresos dignos. Se suman como problema, por lo tanto, al 1.200.000 compatriotas que figuran técnicamente como desocupados, porque buscan trabajo y no lo encuentran.

¿Cómo no afirmar y creer que se necesita encarar algunas facetas innovadoras importantes si es que queremos trabajo digno para todos?

El aporte que sigue, espero se sume a muchos otros que provengan del espacio que sea, pero admitan que estamos ante una cuestión central, que no se ha resuelto con la lógica tradicional, ni siquiera reforzada por el potente estado de bienestar que se creó desde 2003 a la fecha.
Se basa en una idea fuerza principal, de la cual se deducen varias otras complementarias:

El consumo de quienes tienen ingresos adecuados y la inversión para expandir ese consumo en el futuro, ambas cosas en un país sin plena autonomía productiva y tecnológica, no generan suficiente trabajo de calidad para toda la población. Para que eso suceda, hay que agregar al funcionamiento actual del mercado – en paralelo con el o reemplazándolo si los escenarios entran en conflicto – la producción de bienes y servicios para las DEMANDAS SOCIALMENTE NECESARIAS.

Estas demandas pueden estar siendo atendidas o no. En el primer caso, quedarán incluidas en la clasificación que se propone si el hecho que el mercado ha sido el ordenador ha generado distorsiones de accesibilidad, de un modo tal que no es el conjunto de la población el que está hoy cubierto.
Las propuestas de corrección seguramente cambian en cada caso las relaciones de poder al interior de las cadenas de valor y llegan a eliminar la necesidad de algunos eslabones, que no agregan valor sino que solo se apropian de renta. Esto se piensa y propone desde un axioma: lo que agrega equidad a la economía, aumenta el bienestar general.
Si son demandas que hoy no tienen oferta, eso podrá deberse a un conjunto de razones, como se verá en los ejemplos que más adelante se presentarán. Esta idea de una demanda sin oferta es rechazada de plano por el pensamiento tradicional, que considera que si eso sucede es porque no hay un negocio viable. Mirado a la inversa, se trata de los ejemplos más groseros que muestran como el mercado es incapaz de abarcar las necesidades de una comunidad.
Las demandas socialmente necesarias no tienen como actor demandante solamente al Estado, como se podría imaginar apresuradamente. También tienen su origen en los consumidores individuales; los ámbitos sociales comunitarios e incluso las empresas.
Veremos algunos ejemplos, pero se hace una última y reiterada advertencia. El contenido de este documento no debe ser analizado con la óptica de un evaluador de negocios. No es porque no sea posible, sino porque sus conclusiones corresponderían a quien cree que los problemas de las sociedades actuales son desajustes de gestión de un modelo que consideran correcto o peor aún, que creen que gobiernos como el de la Argentina 2003-13 han violentado el camino correcto, que era el marcado por el liberalismo. Por el contrario, cada propuesta debe ser sometida a la pregunta: ¿si esto sucediera, aumentaría la inclusión y por ende la calidad de vida general? Así de simple.

DEMANDAS SOCIALMENTE NECESARIAS DE LOS CONSUMIDORES

El conjunto de la población necesita, como núcleo de supervivencia, alimentarse, vestirse y contar con una vivienda digna.
Las tres facetas hoy están determinadas por el mercado y en algún caso – la vivienda – la asimetría de poder es tan descomunal que se puede considerar que satisfacer esa necesidad es una utopía.

Alimentación
Las cadenas de valor de producción de alimentos han sufrido una importante concentración en los últimos 50 años. El problema se ha agudizado al agregarse la concentración de las bocas de expendio a la industrial.
En paralelo, hay miles y miles de productores pequeños, tanto primarios como de alimentos industriales, que no tienen cómo vender sus productos.

PROPUESTA 1: Dictar una norma que imponga a toda unidad de hipermercado con más de 3000 m2 de superficie de góndolas, la asignación en el mismo predio de un mínimo del 5% de la superficie total, para entregar en comodato a la Comercializadora de Alimentos de la Agricultura Familiar, sociedad a crear con mayoría de capital estatal y mayoría de control del directorio de representantes de organizaciones de productores. Esa superficie, que debería ser entregada enteramente equipada, servirá para exponer y vender exclusivamente productos de la A.F., en forma totalmente independiente del hipermercado.

La fundamentación es inmediata. Dada la concentración producida en el eslabón comercial, se somete a estas unidades a la competencia directa de la producción pequeña, con igualdad de acceso a los consumidores.

Vestimenta y calzado
Aquí y en todo el mundo estos sectores son dominados por los eslabones que diseñan y por la publicidad y comercialización. La tecnología de producción de prendas y de calzado es relativamente simple y eso permite que talleres con personal de poca formación previa soporten el peso de la manufactura.
En consecuencia los márgenes entre los costos de producción y los precios de venta son enormes. Como muestra de la falta de límites del capitalismo salvaje, a pesar de eso, hay una gran presión sobre los costos, que lleva a reducir a la esclavitud a miles y miles de operarios.
En síntesis: la indumentaria y el calzado son caros y la explotación de los trabajadores es muy alta.

PROPUESTA 2: Auspiciar talleres de indumentaria y calzado con financiación de la ANSES, para atender necesidades locales. Construir de tal modo una red a la que se asista con diseño y formación en organización, propiciando acuerdos con las escuelas públicas para que se venda la producción de cada lugar a los alumnos, docentes y su núcleo familiar a los costos reales, con un beneficio razonable. Este programa no debe ser imperativo en ningún aspecto, buscando solo introducir una oferta de calidad a un precio sustancialmente menor al que hoy surge de la importante apropiación de renta por parte de intermediarios.

Fundamentación: Se elije la escuela pública como centro de difusión de la producción local porque es allí donde se construye buena parte de los valores comunitarios, con una ventaja objetiva para los productores y para los consumidores. No se necesita subsidio alguno ni establecer obligación de nadie a comprar lo que no quiera o necesite. Solo financiación, formación profesional e instalación política.

PROPUESTA 3: En paralelo con la propuesta anterior, propiciar salones de exhibición de alcance federal, con una franquicia pública tipo, donde toda unidad productiva, donde desde el pequeño taller hasta la gran marca tenga el mismo espacio disponible y en que se tomen pedidos de consumidores directos para ser entregados luego vía postal.

Fundamentación: El acceso al consumidor debe superar la instancia del paseo de compras o del intermediario que compra ropa hecha en talleres semi esclavos y la traslada por todo el país, con beneficios personales abusivos por demás.

Acceso a la vivienda
El déficit de propiedad de viviendas familiares, sin contar las aspiraciones de personas que viven solas, excede largamente las 2 Millones de unidades. Como contra cara y sin sentido, hay centenares de miles de viviendas vacías, utilizadas como refugio de valor y una especulación de décadas con la tierra urbana o potencialmente urbana, lo que directamente impide el acceso de una vivienda propia al escenario de lo posible para muchísima gente.
La iniciativa del Plan ProCreAr es interesante. Sin embargo, su talón de Aquiles es que las viviendas construidas por el Estado obligan a cuotas que están al alcance solo de salarios medios y medio altos, mientras que la financiación para construir en lote propio, requiere que se encuentre la forma de superar el inconcebible costo de un lote.

PROPUESTA 4: Crear fideicomisos a escala municipal o barrial (para grandes conglomerados) que compren tierra agrícola o semi rural y la habiliten para vivienda, vendiendo los lotes estrictamente al costo, con un pequeño margen que habilite a reproducir la operación. A partir de allí, financiar a propietarios de lotes y a cooperativas de construcción locales para construir casas con diseño individual.

Fundamentación: La propuesta se nutre de experiencias de varios municipios de la pampa húmeda, que han podido ofrecer lotes de 10 x 30 m., superficie típica para una vivienda familiar, a no más de 20.000 $ el lote, cambiando así totalmente el horizonte de la vivienda familiar para sectores sociales completos.

DEMANDAS SOCIALMENTE NECESARIAS DEL ESTADO

En principio y en teoría, toda demanda de un bien o servicio por parte del Estado debería ser socialmente necesaria, en el sentido utilizado en este documento. El modo en que algunas de ellas se concretan – o muchas de ellas – está sin embargo tan cargado de una subordinación a la lógica de mercado, que apuntala la existencia de conglomerados que se apropian de renta comunitaria y/o reducen las posibilidades de ocupación. O más simplemente, la supervivencia de intermediarios cuya única capacidad es transitar los pasillos públicos para ganar una licitación, los que luego buscan quien atienda la demanda, quedándose con diferencias innecesarias. Si un gobierno quiere centrar la mirada en el trabajo digno para todos, debería reorientar sus demandas del modo en que algunos de los ejemplos que siguen lo señalan.

Mantenimiento escolar

PROPUESTA 5: Planificar las refacciones y mantenimiento anual por distrito escolar y asignar a la coordinación del distrito la posibilidad de realizarlas con cooperativas de construcción locales, con supervisión directa de las cooperadoras escolares.

Tratamiento de residuos urbanos

PROPUESTA 6: Asignar a cooperativas de recuperadores de residuos sólidos urbanos la responsabilidad de promover y hacer el seguimiento de la separación de residuos en origen, dotando en paralelo a esos grupos de las facilidades para clasificar, compactar, comercializar e integrar hacia adelante las cadenas de reciclado o reuso que técnicamente sean aplicables. Este último concepto es aplicable al reuso del vidrio, de los desechos de madera, de los residuos electrónicos y de algunas de las calidades de plástico, que pueden procesarse a escala pequeña y/o requieren mucho trabajo personal.

Asegurar el agua de calidad
En buena parte de la Argentina asegurar la provisión del agua y su correspondiente potabilización ha sido siempre un problema. El mapa con dificultades de volumen y/o de calidad se ha ido ampliando, por la creciente importancia del arsénico en agua y por la variación importante de la profundidad de las napas, sea en más o en menos, según las circunstancias.

PROPUESTA 7: Habilitar el monitoreo de calidad de agua y la diseminación de buenas prácticas de construcción de pozos para agua; de pozos ciegos y de sistemas de recolección de agua de lluvia; como actividad permanente y rentada de una unidad de posgrado en cada escuela técnica del país.

Aumentar la generación domiciliaria de energía eléctrica de origen eólico o solar
Las energías renovables ya tienen presencia en la matriz energética nacional, pero están pensadas a partir de parques de generación instalados y operados por grandes empresas. Los países más comprometidos con el tema le dan gran importancia a la generación domiciliaria, aumentando así la relevancia social del tema y fortaleciendo una industria hoy casi inexistente en Argentina.

PROPUESTA 8: Modificar la legislación vigente para admitir la producción de energía eléctrica de origen eólico o solar a escala domiciliaria, comprando los excedentes para volcarlos a la red, con valores que estimulen la consolidación de una tendencia de esta naturaleza.

DEMANDAS SOCIALMENTE NECESARIAS DE ESPACIOS COMUNITARIOS

El tejido social en nuestro país es frágil, como sucede en un ámbito con grandes disparidades internas. Es normal que con tantas diferencias de ingresos y de entorno, los sectores más pudientes tengan temores – muchas veces agigantados – en cuanto a su relación con los menos favorecidos y en cuanto a su destino. La clase media, se dice, aspira a consumos suntuarios y simultáneamente teme caer en escenarios donde tenga necesidades básicas insatisfechas. En tal clima, son varias las oportunidades que se pierden, tanto de aumentar la ocupación en la base social, como de la mejora de la condición general que se genera con ello.

Creación y mantenimiento de infraestructura social
Debe darse la iniciativa a la comunidad para que formule planes de saneamiento, de prevención de inundaciones, de iluminación pública, asignando esas tareas a cooperativas locales de servicios públicos.

PROPUESTA 9: Debe promoverse legislación municipal que exima de tributos locales a grupos comunitarios que presenten planes de mejora de infraestructura con aporte propio de al menos el 50% del presupuesto y participación de cooperativas locales como ejecutoras.

DEMANDAS SOCIALMENTE NECESARIAS DE EMPRESAS

Es claro que las empresas productoras de bienes o servicios deberían aplicar la esencia misma de la filosofía que sustenta el capitalismo de mercado. Su fin es explícitamente el lucro y detrás de él queda habitualmente oculta su función social, como proveedora de algún elemento que la comunidad necesita. Otro subproducto de colocar al lucro en el centro de la escena es que normalmente las empresas socializan los efectos negativos de su actividad, reteniendo para sí solo los beneficios.
Así, los efluentes líquidos o gaseosos suelen ir a ríos o arroyos o a la atmósfera con tratamiento inadecuado; los residuos sólidos o los rechazos del proceso industrial suelen ir a parar a los rellenos sanitarios, complicando aún más el entorno sanitario de las ciudades y así siguiendo.
En la lógica empresaria, aceptada por el conjunto de la sociedad, la ganancia es el objetivo excluyente y que le da sentido a la actividad. Una política de inclusión, que mire el tema desde los intereses de los excluidos, debe iniciar un camino que cambie esa mirada.

Ordenar la relación con el ambiente
En el país existe una rigurosa legislación en cuanto a efluentes líquidos o gaseosos, que básicamente debe controlarse. Pero no existen ni normas ni cultura de reciclado o reuso de residuos industriales sólidos.

PROPUESTA 10: Establecer registros de residuos sólidos generados por las empresas industriales o comerciales, donde deban inscribirse los volúmenes previstos, de cualquier origen y los convenios de recuperación firmados con grupos locales. La existencia de estos convenios debe ser promovida a través del establecimiento de tasas diferenciales para los impuestos de alumbrado, barrido y limpieza.

PROPUESTA 11; Diseminar la tecnología y las buenas prácticas operativas para el reciclado del vidrio, la madera, los diversos tipos de plástico, los residuos electrónicos, de manera de construir escenarios de oferta que mejoren la perspectiva de reducir el enterramiento de residuos sólidos.

Incorporar al ámbito local como proveedor en la infraestructura industrial
Es habitual que las empresas no den mayor importancia a la formación de recursos humanos locales para realizar las tareas periféricas de construcción de infraestructura o mantenimiento. Uno de los prejuicios es que la inversión en formación de recursos no tiene retorno adecuado, ya que quien mejora su condición laboral tiene una relación solo transitoria con quien facilita su formación. Más que discutir este concepto en teoría, hay que modificar el marco para la toma de decisiones.

PROPUESTA 12: Propiciar una legislación nacional que permita computar el 130% del costo de una contratación externa en el balance impositivo de una empresa si esa contratación ha sido hecha a una empresa local con determinadas características, que aseguren que no es intermediario, que se dedica regularmente a prestar ese servicio, que es una cooperativa o emprendimiento con menos de un cierto número de trabajadores. En esta norma se debería incluir expresamente la promoción de la contratación de artesanos para las prestaciones de protocolo, que constituyen un mercado relevante, habitualmente intermediado por grupos que no agregan valor alguno a la prestación.

CONCLUSIÓN GLOBAL

Seguramente los ejemplos desarrollados han sido una enumeración un tanto aburrida y con certeza incompleta. Se quiso correr ese riesgo porque lo que se pretende demostrar es que hay medidas de toda naturaleza que se pueden y deben auspiciar para cambiar las relaciones de fuerza al interior de las cadenas de valor y el compromiso de los distintos niveles de gobierno y de las empresas con su comunidad más cercana.
Con esas dos cuestiones en la mira: relaciones de poder y compromiso, es enorme el camino que se puede recorrer detrás de una inclusión genuina, que no deba depositar la expectativa central en las decisiones de inversión de corporaciones que dan vuelta por el mundo.
Con solo aplicarse con intensidad a este puñado de iniciativas se pueden mejorar las condiciones de vida de centenares de miles – o millones – de compatriotas. El Estado debe poner convicción; capacidad para organizar y transferir conocimientos; financiamiento al cual ya está obligada la ANSES y las compañías de seguros. Ninguna de las propuestas afecta el presupuesto nacional o los provinciales o municipales de manera relevante. En todo caso, cualquier apoyo se vería recompensado con creces con los ingresos derivados de la mayor actividad local.

Como decía Hugo Chávez, quien a su vez lo había tomado de algún prócer de las luchas por la Independencia: “O inventamos o erramos”.

Fatal error: Call to undefined method WP_Meta_Query::get_clauses() in \\HMFSW\WEB\DTCWIN071\propuestasviables.com.ar\public_html\wp-includes\comment.php on line 962