EL KEYNESIANISMO EN ESTAS PLAYAS

EL KEYNESIANISMO EN ESTAS PLAYAS

Cuando llegan las épocas de freno de la actividad económica, sea el país que sea, los economistas más proclives a buscar soluciones de utilidad popular, apelan a la macro receta que Lord Keynes concibió y batalló hace ya 80 años.

El núcleo de la tesis es:
Por razones diversas, se produce una pérdida de la propensión a consumir y/o a invertir en una sociedad, lo cual genera una espiral descendente de demanda, con problemas para todos y en especial para los que menos tienen o para quienes solo tienen su fuerza de trabajo, ya que uno de los subproductos más inmediatos es el aumento de la desocupación.
En tal escenario, el Estado es quien puede y debe recuperar la dinámica de la economía, aumentando el gasto público o subsidiando inversiones privadas, de modo de inyectar circulante en la rueda, para que vuelva a moverse.
Ese el ultra resumen de la cuestión.
Los economistas del mundo central mas militantes con esta concepción, como Paul Krugman, hoy están librando una pelea contra las tesis conservadoras, tanto estadounidenses como europeas, que cuestionan el keynesianismo, sea porque creen que solo desplaza actividad privada o porque tendría efectos inflacionarios o porque cargaría de deuda al Estado u otras razones habitualmente esgrimidas.
No es el lugar para meterse en esa disputa a fondo, pero para los fines de este documento, admitamos que nuestro corazón y nuestra razón están mucho más cerca de las opiniones de Krugman que de sus adversarios. Para el mundo central, que es donde este debate se plantea.
Traslademos el tema a la Argentina, porque hay algunas diferencias importantes.
1 – Ni Krugman, ni Keynes en su momento, le dan importancia a una mala distribución del ingreso, como causa de la pérdida de dinamismo de la economía.
Tanto para el Norte como para el Sur, esta omisión parece un error de la teoría. Lo que es concreto es que en países como el nuestro, los resultados de la economía se distribuyen de manera muy desigual. De tal modo, las principales decisiones sobre inversión se concentran en pocas manos. Es cierto que una vez que un pequeño grupo muy relevante frena su actividad, su efecto se traslada a una fracción importante del resto de la comunidad, los que pueden decidir si consumen o invierten, los que están por encima del nivel subsistencia. Pero esa concentración de poder habilita causas de crisis diferentes de las habituales en el mundo central, que tienen que ver con la capacidad destructora de riqueza del capitalismo, como en la burbuja inmobiliaria o las anteriores de acciones informáticas o bancos de ahorro y préstamo o similares.
2 – A la concentración se le puede asignar una responsabilidad muy fuerte en la tasa de inflación. Es a través del aumento de precios que las grandes corporaciones argentinas se han apropiado de buena parte de la recuperación de capacidad de consumo decidida por el gobierno desde 2003, sea por paritarias sin techo o por los diversos programas de apoyo social.
3 – Una tasa de inflación alta complica la economía por varias razones pero hay una en especial que interesa en este análisis: Ante la falta de estructuras oficiales o privadas que incentiven la inversión pasiva con razonable grado de seguridad, los sectores medios y parte de las empresas pequeñas salen de los bancos, y trasladan sus excedentes a dólares, como refugio de valor histórico. Cuando la Argentina crece fuerte, como en los años pasados, también lo hacen los excedentes mencionados y luego de cubrir un incremento de consumo con ellos, se aumenta el colchón de dólares. Esto reduce automáticamente la capacidad de inversión nacional y es un motivo más de promoción de la crisis, distinto a los del mundo central.
4 – Si en la economía tienen alta importancia las empresas extranjeras, la cuenta inversión es negativa, por el giro de utilidades al exterior. Tanto más negativa cuanto más crecimiento acumula la economía, hasta que ese giro se convierte en una freno a la expansión.
Como es lógico, esto es exactamente lo opuesto de lo que sucede en el mundo central donde los giros de filiales en el exterior aumentan la masa de capital disponible para invertir.

Con todo lo dicho, aparecen limitantes que deben ser consideradas cuando se aplican conceptos keynesianos en un país como Argentina.
Simplificando, al solo título de usar ejemplos concretos: Si se promueve un plan de viviendas como el ProCreAr, se trata de una iniciativa contra cíclica clásica y además de justicia social. Bárbaro.
Pero si el acero necesario lo provee una sola empresa, que invierte su ganancia en Méjico o Brasil; si la carpintería de aluminio también la provee una sola empresa que invierte su ganancia en un paraíso fiscal del exterior; si los productores de ladrillo pasan a ganar buena plata y la guardan en dólares; la reactivación buscada se ha de reducir notablemente.
Para ser keynesianos en nuestro país, además debemos encontrar la manera de:
a) Evitar que un pequeño grupo de empresas se apropie de los aumentos salariales vía inflación. Hay que controlar los precios como manera de bajar la inflación, hecho imprescindible.
b) Definir opciones inversoras para todos los sectores medios o medios altos, que los hagan socios de emprendimientos productivos importantes. Por ejemplo: 25% de la empresa de potasio prevista en Malargüe, como caso modelo que sería interesante probar. Como decisión estructural, se debería crear una Corporación Industrial Nacional, que tome inversiones populares amplias.
c) Desconcentrar la producción de bienes esenciales a través de promover nuevos actores y asignarles espacios de mercado concretos.
d) Limitar el giro de utilidades de empresas extranjeras a una fracción de las ganancias, estableciendo la obligación de destinar el resto a inversiones en sociedad con el Estado o con capital accionario abierto en la Bolsa.

Cumplidas esas condiciones y alguna más complementaria, podremos estar más tranquilos de que la lógica keynesiana funcionará en el país y no será solo una copia incompleta de una propuesta para el mundo desarrollado.
Emm/21.7.12

Fatal error: Call to undefined method WP_Meta_Query::get_clauses() in \\HMFSW\WEB\DTCWIN071\propuestasviables.com.ar\public_html\wp-includes\comment.php on line 962