CARNES PAMPEANAS: ¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO?

CARNES PAMPEANAS: ¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO?

Hace pocos días la Presidenta anunció que se había llegado a un acuerdo para que el frigorífico Carnes Pampeanas, que estaba parado desde enero y había anunciado su cierre definitivo, volviera a operar, manteniendo así la fuente de trabajo para 295 trabajadores.
El convenio consistió en un préstamo de 20 Millones de pesos a tasa subsidiada, a devolver en 5 años y la aplicación del REPRO, subsidio de 600 pesos mensuales por trabajador (177.000 pesos mensuales).

QUIEN ES CARNES PAMPEANAS

Es el mayor establecimiento de faena vacuna de La Pampa, con una faena de unas 9000 cabezas por mes en su mejor condición (2009) y con una cuota Hilton asignada de 700 toneladas. La sociedad se llama, en rigor, Exportaciones Agroindustriales Argentinas SA.
Fue construido por empresarios de la Provincia, entró en convocatoria de acreedores luego de diversas peripecias y con posterioridad adquirido por Cresud SA, a través de su controlada Cactus SA.
Más adelante se caracterizará estas sociedades, pero aquí es importante señalar que en 2007 Tyson Foods, el mayor elaborador de carne del mundo, con sede en Estados Unidos, se asoció con Cresud SA y Cactus SA, quedando dueño del 52% de Carnes Pampeanas, con la vocación de participar de un negocio de integración vertical – desde la cría hasta la faena y la exportación -, beneficiado por el abaratamiento de los granos en términos internacionales, por la aplicación de retenciones a la exportación de éstos.
Evidentemente, el acuerdo no funcionó como se esperaba, esencialmente porque la regulación de las exportaciones de carne no hizo tan simple el negocio como parecía y en 2011 Cresud compró a Tyson su participación y el gigante americano se retiró del país.

O sea: Al presente Carnes Pampeanas es 100% propiedad de Cresud SA., aunque formalmente las acciones estén distribuidas entre esta sociedad y Cactus SA, una empresa de engorde a corral que también es propiedad de Cresud.

QUIEN ES CACTUS

Cactus es una empresa de engorde a corral instalada en Villa Mercedes (San Luis), con capacidad de 25000 cabezas. Ofrece servicios de hotelería, esto es: engorde de animales de terceros, pero básicamente termina los animales producidos por Cresud SA.

QUIEN ES CRESUD

Se trata de una enorme empresa de producción agropecuaria – probablemente la más grande del país – creada originalmente con inversiones de George Soros, que cotiza en la bolsa argentina y de Nueva York. Cuando Soros se retiró, pasó a ser controlada por Eduardo Elsztain, entre otras cosas accionista minoritario pero a cargo de la gestión del Banco Hipotecario Nacional y dueño de IRSA, compañía de inversiones inmobiliarias urbanas, dueña de casi todos los paseos de compra de la ciudad de Buenos Aires, promotora de barrios cerrados y más y más.

Cresud tiene 18 campos en el país y arrienda superficies complementarias, administrando de tal modo unas 630.000 hectáreas, de las que 80000 se dedican a la agricultura, 230000 a la ganadería y el resto es una inmensa reserva en el sudeste de Salta que la empresa ha de desarrollar cuando estime que puede hacer la máxima diferencia entre el valor de compra y su eventual valor de venta. Es su “reserva”.
Además Cresud participa de una sociedad que posee 175000 hectáreas en Brasil, otras 23000 en Paraguay y acaba de comprar sus primeras 17000 en Bolivia.
Cuenta con unas 82.000 cabezas de ganado.
Su sentido de existencia como sociedad, según lo señala en su hoja institucional, es valorizar su capital por inversiones que sean luego rentables a la salida de esa inversión. Esto es: hacer diferencias entre entrada y salida, más que los beneficios operativos.

QUE PASÓ CON CARNES PAMPEANAS

Este frigorífico tenía sentido para el grupo como último eslabón de una cadena que comenzaba produciendo animales de 360 kg a campo; terminándolos en los corrales de Cactus; faenando en La Pampa y exportando.
En la memoria de 2008/9 de Carnes Pampeanas, por ejemplo, se señala que de los 91.900 animales faenados, 89.455 fueron propios, aunque puede ser que parte de esa hacienda se haya comprado gorda. Sin embargo, la vocación de integración vertical es muy explícita en el anuncio del acuerdo con Tyson Foods de 2007.
Lo que falló en este intento parecen ser dos cosas, pero fue una sola. Aclaro.
El alto nivel de retenciones a la soja y al maíz favorece a quienes industrializan esos granos o a quienes los transforman en carne para exportar. Como testigo de esto está la enorme expansión de la industria avícola, con componente exportador importante o el traslado de negocios de Cargill desde Brasil a Argentina en la producción de azúcar de maíz, comprando el negocio de Ingenio Ledesma, pensando también en exportar.
El proyecto Cresud/Tyson Foods era ese: producir con costos reducidos por retenciones y exportar sin ellas. La manipulación del mercado de la carne por parte de la Secretaría de Comercio le quitó linealidad a este esquema y empresarios con costumbre de entrar y salir de negocios y países con alta velocidad se mandaron a mudar.
Esa es la real causa de este problema.
La otra asignada – los altos costos de la carne y la falta de acompañamiento de los precios de exportación – es totalmente falsa en este caso. La integración vertical permite a Cresud ganar en su negocio primario, que es el que cotiza en Bolsa, y trasladar costos a las posteriores en la cadena, que son Cactus y Carnes Pampeanas.
Ya en junio de 2010 Carnes Pampeanas, que hace años tiene todos sus balances con pérdidas, llegó a un patrimonio neto casi nulo: 1.115.000 pesos.
Formalmente estaba fundida por completo.
La decisión de Cresud de cerrar el matadero en enero de 2012 no es más que una de tantas que toma una corporación acostumbrada a pensar todo el tiempo en optimizar sus ganancias, cualquiera sea la responsabilidad que tenga la política oficial para dramatizar la situación.

¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO?

En el escenario descrito, ante la comunicación de cierra definitivo de una empresa con patrimonio neto casi nulo, la lógica de defensa del interés público y de los trabajadores, era y es expropiar a costo cero y entregar la gestión a una de varias alternativas posibles.

O una cooperativa de los trabajadores, aunque este camino que parece el más justo, no siempre asegura una gestión eficiente. O un acuerdo con alguno de los tres grupos empresarios que cerraron mataderos en la provincia en el último año, para recuperar la actividad. U otro acuerdo con algunas de las cooperativas del Gran Buenos Aires y el interior de la Provincia, empresas recuperadas desde hace años, manejadas por gente con experiencia y que no pueden operar porque no tienen capital de trabajo, que podrían hacer maravillas con lo prestado a Cresud. Hay mucha gente que puede operar esta planta, en un contexto político ordenado.
¿Prestarle dinero a Cresud? ¿Darle REPRO a Cresud? ¿Alguien puede creer que lo necesita?
Tal vez la única explicación de esta vuelta carnero tan insólita sea que el Banco Hipotecario es el eje del excelente programa ProCreAr y por lo tanto Elsztain no se pudo negar a una recomendación política.
Pero no parece serio.
Emm/16.7.12

Fatal error: Call to undefined method WP_Meta_Query::get_clauses() in \\HMFSW\WEB\DTCWIN071\propuestasviables.com.ar\public_html\wp-includes\comment.php on line 962