Archivo por meses: marzo 2012

MEDIO DEBATE ES FALSO DEBATE: MINERÍA Y SOJA – Nota para pub. en Miradas al Sur

MEDIO DEBATE ES FALSO DEBATE: MINERÍA Y SOJA

Una de las consecuencias inexorables del aumento de la urbanización y de la reducción relativa de la ocupación en la producción de bienes, es que los ciudadanos medios tienen más tiempo puesto el sombrero de consumidores que el sombrero de productores. Correlativamente, por esa razón, la preocupación por la sanidad de los alimentos, por la calidad del aire o el agua, por el tránsito urbano, por el ruido, va creciendo en importancia, hasta ocupar buena parte de nuestra capacidad de atención.
Sigue leyendo

Nota complementaria de la del 22.3 sobre industria electrónica

La “otra” industria electrónica, las PYME del continente (especie en extinción).

Durante el año 2007 se realizó en el INTI un estudio de esta industria continental que utilizaremos como base para esta nota, complementaria de la publicada por el Ing. Martínez el 22/3/12.

Queremos llamar la atención sobre este sector, generalmente olvidado, que merecería ser objeto de políticas públicas con (por lo menos) atención similar a la que se dedica a Tierra del Fuego.
Sigue leyendo

LA TECNOLOGÍA Y EL CONTROL ADUANERO – Para pub. en Miradas al Sur

LA TECNOLOGÍA Y EL CONTROL ADUANERO

El neoliberalismo no fue solo un discurso pro financiero y anti Estado. Quienes lo sostuvieron y sostienen en todo el mundo, se encargaron de construir toda la red de normativas, en varios campos de la realidad económica, que le dieran sustento aún después que sus defensores más notorios hubieran comenzando a hundirse en la historia. Tal el caso, sin ir más lejos, de la legislación sobre las responsabilidades del Banco Central, que acaba de ser modificada para asignarle un rol acorde con el interés nacional.
La liberalización a ultranza del comercio internacional ha sido uno de los dogmas de esa forma de ver la sociedad, utilizando a la Organización Mundial de Comercio (OMC) como su ariete principal. Como resultado de ello, hoy los grados de libertad que disponen los países para regular su comercio exterior son formalmente muy pocos. Cuando quieren ejercer algún grado de control sobre aquello que un país compra en el exterior, deben apelar a imaginativos recursos y en casi todos los casos allí entra en juego la Aduana.
La Aduana de un país tiene un objetivo muy claro: controlar los bienes que ingresan y egresan de modo de asegurar que se cumplen las normas impositivas, sanitarias y de seguridad que correspondan en cada situación.
Los dos espacios cualitativos – sanidad y seguridad – son justamente los que se transitan con frecuencia creciente como forma de escapar al cerrojo de la OMC. Ese trabajo apela a determinaciones químicas o físicas, que se asocian a la salud o la seguridad del eventual consumidor o usuario y que son estrictamente necesarias, o que operan sobre un imaginario que, caminando por la cornisa formal, permite otorgar protección especial a determinado sector.
Nuestro país ha recurrido y recurre a esta práctica con criterios de variada pertinencia. Es correcto, por ejemplo, impedir el ingreso de calzado infantil que tenga elementos de PVC que puedan ser llevados a la boca por niños pequeños, porque ese material es sospechoso de tener efectos dañinos sobre la salud. Es mucho más discutible exigir que un equipo para procesamiento de plásticos tenga una chapa identificatoria con cierta información, que ningún otro país pide, con el solo objeto de dar una protección para arancelaria a los fabricantes nacionales de bienes similares. Y es decididamente aventurado frenar la importación de impresos pidiendo un análisis de la tinta utilizada. En este último caso, lo recomendable es estudiar la legislación ambiental de otros países y lisa y llanamente prohibir la importación de determinados impresos provenientes de ámbitos donde las normas no sean suficientemente cuidadosas.
En términos estructurales parece central definir en cada caso un concepto por el que la OMC no ha transitado ni mucho ni poco: la calidad. El organismo se ha concentrado en la competencia por precio, mirada típica del neoliberalismo, desatendiendo la funcionalidad de aquello que es objeto de la transacción. Claro, la calidad es una idea aún más genérica que la salud, pero una política sistemática al respecto tendría la virtud de definir parámetros que impidan el ingreso de productos basura que compiten solo por precio y, en paralelo, eleven el estándar de bienes nacionales en el mercado. Este doble objetivo, laudable por cierto, es el que paradójicamente ha impedido que se avance más en este sentido, por la resistencia de algunos sectores nacionales a ser sometidos a las mismas condiciones que se aplican a los bienes importados.
En el caso de los juguetes con compuestos de PVC o las pinturas con utilización de pigmentos con sales de plomo, entre tantos otros, se dilataron enormemente la toma de decisiones y en varios casos se llegó a soluciones de compromiso, ya que los productores nacionales reclamaban protección en base a parámetros de calidad, sin acordar un tratamiento equivalente para su producción. Es todo un tema, con mucho potencial para cubrir el doble rol de protección y promoción de nuevas producciones, pero debe ser encarado con mirada de mediano plazo y con una lealtad básica para los intereses de los consumidores. De lo contrario, éstos últimos – todos nosotros – quedan entrampados entre la conveniencia de evitar el ingreso de mercadería sustituíble y el vuelo de perdiz de algunos empresarios que buscan el beneficio inmediato.
No existe antecedente alguno de un trabajo conjunto entre la Aduana, los ministerios que corresponda, cámaras empresarias y organismos nacionales de ciencia y técnica, que hayan pensado el crecimiento de un sector en base a parámetros de calidad impuestos en simultáneo a la importación y a la producción nacional, que otorguen auténtica competitividad a los nuestros.
Esta rigurosa tarea está pendiente.

LA ARGENTINA Y LA CADENA DE VALOR DE LA IND. ELECTRÓNICA

LA ARGENTINA Y LA CADENA DE VALOR DE LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA Y DE COMUNICACIONES PERSONALES

La industria electrónica de entretenimiento e información, que incluye computadoras, televisores, equipos de audio y los modernos sistemas de procesamiento de imágenes y de música, englobando por extensión a los teléfonos celulares, es un sector de fuerte dinámica, con mucha innovación permanente.
Estudiarla es un problema muy complejo, porque además de su organización productiva modular, que le permite distribuir segmentos de la cadena de valor en distintos países, tiene un carácter simbólico para el común de la ciudadanía: representa de algún modo el acceso a lo nuevo, al consumo por venir.
Sigue leyendo

UNA COMUNIDAD WICHI QUE BUSCA SU AUTONOMÍA

Los wichi, comunidad originaria del norte argentino, son un pueblo con tradiciones cazadoras y recolectoras, que se enfrentan a la inanición y en consecuencia a la extinción al perder la posibilidad de recorrer decenas de kilómetros libremente buscando su sustento en la naturaleza. La lógica – reclamada hoy por muchos de sus caciques – es ayudarlos a ser sedentarios, a establecerse, cultivar la tierra, criar ganado y producir buena parte de los alimentos y la vestimenta que necesitan, con la lógica del agricultor.
Las fotos que acompañan este documento han sido tomadas en una comunidad del oeste de Formosa que pidió oportunamente asistencia al INTI para capacitarse y poner así en marcha una panadería cuyo equipamiento les habían donado, pero nada más había sucedido.
Los rostros de los protagonistas lo dicen todo. Para los funcionarios que hemos acompañado la idea y para quienes tuvieron el placer de realizar el trabajo de campo, esas sonrisas justifican una gestión-. Para una comunidad urbana parece simple y hasta muy poco. El cambio cualitativo de una organización comunitaria de siglos, sin embargo, se refleja en el rostro de esos chicos enarbolando el pan…

ADMINISTRACIÓN DIRECTA SI, CONCESIÓN NO

Aparece un escenario que permitiría tomar definiciones estructurales en materia de servicios públicos.
Como se recordará, en las privatizaciones de los ’90 se adoptaron dos mecanismos distintos para desgüazar el Estado. En un caso se vendieron las empresas. Eso sucedió con Aerolíneas Argentinas,Entel,Segba y otras productoras de energía, YPF. En otros casos se mantuvo la propiedad del Estado, pero se concesionó la prestación de los servicios,como Obras Sanitarias, los ferrocarriles, los subtes.
Sigue leyendo

QUE PUEDO HACER YO? (Tercera nota sobre la economía popular)

QUE PUEDO HACER YO?
(Tercera nota sobre la economía popular)

Quienes intentan organizar los distintos ámbitos de la economía popular seguramente se enfrenten a una serie de dilemas y además a la necesidad de encontrar formas de articulación con distintos ámbitos del Estado. Sin embargo, hay una idea central sobre la que no tienen – o no pueden tener – dudas: Se trata en todos los casos de trabajo generado desde la base social, donde la figura del empresario que contrata personal en relación de dependencia no existe.
Sigue leyendo

LA MINERÍA TAMBIÉN ES INDUSTRIA – Enviado para publicación en Industrializar Argentina

LA MINERÍA TAMBIÉN ES INDUSTRIA

 

De manera poco perceptible para el ciudadano medio argentino, nuestro país se ha convertido en un país con explotaciones mineras de importancia.

El país de las vacas y los granos, que además tiene algo de petróleo y gas como para disponer un balance energético manejable, ahora se suma a todos los demás que extraen riquezas no renovables de la Cordillera de los Andes, de extremo a extremo.

Sigue leyendo

Propuesta de debate profundo: ¿hay que reducir el peso de las trasnacionales en el país?

Uno solo de los debates actualmente en curso en la política argentina tiene real trascendencia estratégica. Es el que llevará a la modificación de la carta orgánica del Banco Central. El resto es puja menor o muy doloroso reparto de responsabilidades sobre hechos como el de Estación Once, en que poco parece estar cambiando en términos estructurales.

Hagamos un pequeño ejercicio. Con toda la evidencia acumulada sobre la presencia de las multinacionales en la producción argentina, en que hegemonizan sectores industriales completos, la exportación y el acopio de granos, buena parte de la banca, afecta eso nuestro futuro? O es un signo de los tiempos de globalización y seguiremos adelante de cualquier modo, solo que teniendo que ajustar el manejo del timón con firmeza?

Hay que regular, inducir, promover hechos de la economía para que aparezcan nuevos actores o basta con estar atentos y negociar en cada momento?

Opinemos. Sea en twitter, en facebook o aquí. Me encargaré luego de resumir y organizar las ideas para hacer una segunda vuelta de debate.

referencia clave de A. García Linera: LAS TENSIONES CREATIVAS DE LA REVOLUCIÓN

El Vicepresidente de Bolivia ha escrito mucho y bueno. Pero este documento, de extensión media y simple de conceptualizar es una referencia ineludible para ellos y para los argentinos.

Hacer click aqui http://www.rebelion.org/docs/134332.pdf